19 Agosto 201820 Tiempo Ord

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
20 Tiempo Ord
Efesios Semana 6: Siempre y Por Todas Cosas
(19 de agosto de 2018)

Bottom line: Pedimos su ayuda de la Hermana Barbara para agradecer a Dios en todas las cosas.
The homiliy will be mainly in English, but I begin with a Spanish summary:
San Pablo tiene palabras maravillosas al celebrar el picnic y dedicacion del memorial a la Hermana Barbara. Nos dice dar gracias continuamente por todas las cosas. Como decia la Hermana Barbara: Dios es bueno; el es tan bueno. Es cierto que ella enfrento cosas feas por ser capellan de policia respondiendo a situaciones de violencia domeestica. Claro que se enojo pero enfoco en la cruz - el sufriminento de Jesus por nosotros. Ella tenia un secreto. Cada manana paso tiempo con Jesus - presencia real en la Eucaristia. Y comio su carne y bebio su sangre. Como el giraflor vuelve hacia el sol ella miraba a Jesus. Pedimos su ayuda para agradecer a Dios ten todas las cosas. St. Paul has wonderful words as we celebrate our parish picnic and memorial dedication to Sister Barbara. After warning to not get drunk on wine, Paul says to allows the Holy Spirit to fill us - to be able to give thanks always and for everything. What does that mean? Especially when so many bad things happen, how can we always thank God?

Well, when we began the homily series on Ephesians we learned that God predestines us according to his eternal plan. We of course have free will and each one has to make a decision. Nevertheless, to achieve his will God takes into account even our sins and failures. On account of his great mercy we thank God for everything including the tragedies and contradictions we experience. As Sister Barbara said, "God is good; he is so very good." We'll see those words when we dedicate her memorial. Sister Barbara saw plenty of ugliness - especially in domestic violence visits she made as police and fire chaplain. It's not that she didn't feel outrage, yet she focused on the cross, the sufferings of Jesus on our behalf. She made an act of trust in Jesus, in the ultimate goodness of the Father.

And she had a secret. Every morning she spent time with Jesus present in the Eucharist. As Jesus says today, "Unless you eat the flesh of the Son of Man" - Jesus himself - and drink his blood you do not have life within you." There's a prayer that says, "Blood of Christ, inebriate me." Like wine - in moderation - can gladden the heart, so the Blood of Jesus will bring joy that endures. Sister Barbara received the Body and Blood of jesus and she spent time before him, his true presence in the tabernacle. She turned to Jesus like a sunflower to the sun. She confidently asked for little things - like finding a parking space - and for big things - like finding my lost puppy! She may still be interceding for us, helping us find our way and bringing us back to God. Next Sunday we have the final homily of this seven week series. It all leads to Jesus - the Bridegroom - and his bride the Church. Sister Barbara represented that reality when she received the veil of a religious sister. Today we ask her to help us thank God always and for everything. God is good; he is so very good. Amen.
**********
July 22 - You who were once far off have become near by the blood of Christ.
July 29 - Live in a manner worthy of the call you have received.
Aug   5 - Put on the new self, created in God's way in righteousness, holiness and truth.
Aug 12 - Live in Love as Christ loved us and handed himself over as a sacrificial offering to God./> Aug 19 - Give thanks always and for everything..
Aug 26 - Husbands, love your wives, even as Christ loved the Church and handed himself over for her.



Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
20 Tiempo Ord
Asunción de la Santísima Vírgen- Ciclo "B"
Miércoles 15 de Octubre de 2018

Celebramos hoy la Festividad de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo en cuerpo y alma. Las Lecturas son referidas a la Virgen. Y aunque trataremos el tema de la Asunción, revisemos primeramente algo de los textos de hoy. La Primera Lectura, tomada del Apocalipsis (Ap. 11, 19; 12,1-6, 10), nos habla de una figura prodigiosa que aparece como sol radiante en el Cielo: una mujer a punto de dar a luz que gemía con dolores de parto. Se refieren estos textos sobre todo a María, pero también podrían aplicarse a la Iglesia. Por cierto, los dolores de parto no se refieren a los de la generación física del Mesías, los cuales la Virgen María no padeció, sino más bien se refieren a los dolores de la Pasión de su Hijo, dolores que la Madre compartió con el Hijo. La batalla descrita en que el dragón barre un tercio de las estrellas, se refiere a los ángeles rebeldes que se opusieron a Dios y fueron barridos del Cielo.

Sobre la mujer que huye al desierto, algunos exégetas la refieren más bien a la Iglesia, protegida por Dios durante la persecución; la Iglesia que en todas las generaciones tiene que volver a dar a luz a Cristo; la Iglesia que en todos los tiempos es perseguida y que vive casi en el desierto perseguida por el dragón. Otros piensan que desierto siempre es sinónimo de retiro y de oración (al desierto se fue el Señor 40 días de oración), por lo que significaría el recogimiento, la oración y el estar retirado espiritualmente del mundo. Sectores místicos piensan que el refugio de la Mujer (la Virgen) en el desierto, consiste en que ella establece su morada en el corazón de aquéllos que la imitan. Que la imitan en lo que siempre ha pedido a la humanidad: oración, penitencia, escucha de la Palabra de Dios, seguimiento de su Hijo, etc. Y así, con esos seguidores, va formando su ejército hasta llegar al triunfo de su Inmaculado Corazón, cuestión anunciada por ella en Fátima. Posiblemente al triunfo del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María puede equipararse a lo que refiere el final de este texto: la victoria de Cristo y de su Iglesia.

El Evangelio (Lc. 1, 39-56) nos relata la Visita de María a su prima Santa Isabel, y nos trae la bellísima oración de la Santísima Virgen María, el Magnificat, en la cual la Virgen, siendo la más grande de las criaturas humanas, se presenta como la más humilde de todas. Ella, que es la Madre del Mesías, refiere toda la grandeza y toda la gloria a Dios, que ha hecho maravillas en ella. Sin embargo, la fiesta de hoy, la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo, nos recuerda nuestra futura inmortalidad, nuestro destino final después de nuestra vida en la tierra. Predicar sobre esto ha perdido vigencia, pero no se puede hablar de la Asunción de la Santísima Virgen María sin hablar de nuestra muerte y de lo que nos espera después de esta vida. Y lo que se llamaban “los Novísimos” (muerte-juicio: infierno o gloria), el Papa Juan Pablo II, los denominó “realidades últimas”. En sus Catequesis, el Papa nos dijo que el recordar esas “realidades últimas”, nos ayuda a vivir mejor las “realidades penúltimas”, o sea, nos ayuda a vivir mejor nuestra vida aquí en la tierra. ¿Cómo, entonces, no hablar de las “realidades últimas” sobre todo en la Fiesta de la Asunción de la Santísima Virgen María? ¿Qué relación hay entre estas “realidades últimas” y la Asunción de la Virgen al Cielo?

Sabemos que la Asunción de María en cuerpo y alma al cielo es un Dogma de nuestra fe católica, expresamente definido por el Papa Pío XII hablando “ex-cathedra”. Y ... ¿qué es un Dogma? Puesto en los términos más sencillos, Dogma es una verdad de Fe, revelada por Dios (en la Sagrada Escritura o contenida en la Tradición), y que además es propuesta por la Iglesia como realmente revelada por Dios. En este caso se dice que el Papa habla “ex-cathedra”, es decir, que habla y determina algo en virtud de la autoridad suprema que tiene como Vicario de Cristo y Cabeza Visible de la Iglesia, Maestro Supremo de la Fe, con intención de proponer un asunto como creencia obligatoria de los fieles católicos. Un Dogma de Fe, entonces, es una verdad de obligatoria creencia para todo católico. Y por el Dogma de la Asunción sabemos que María, “terminado el curso de su vida terrena, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial” (de la Bula que declara el Dogma de la Asunción el 1-11-1950). No quedó definido si la Santísima Virgen murió o no. Solamente que su cuerpo no quedó sometido a la corrupción del sepulcro y que ha sido ya glorificado. Algunos pueden creer que éste en un “dogma inútil”, como se atrevió a difundir en la turbulencia de los años 60 un teólogo alborotado. Pero ... ¿por qué, lejos de ser “inútil”, es importante que los católicos recordemos y profundicemos en el Dogma de la Asunción de la Santísima Virgen María al Cielo? El Catecismo de la Iglesia Católica responde clarísimamente a este interrogante: “La Asunción de la Santísima Virgen constituye una participación singular en la Resurrección de su Hijo y una anticipación de la resurrección de los demás cristianos” (#966). ¡Nada menos!

La importancia de la Asunción para nosotros, hombres y mujeres de comienzos de este Tercer Milenio de la Era Cristiana, radica -entonces- en la relación que hay entre la Resurrección de Cristo y la nuestra. La presencia de María, mujer de nuestra raza, ser humano como nosotros, quien se halla en cuerpo y alma, ya glorificada en el Cielo, es eso: una anticipación, un anuncio de nuestra propia resurrección. Veamos con más detalle, entonces, en qué consiste eso que los católicos tenemos como uno de nuestros dogmas: la Asunción de la Santísima Virgen. A los seres humanos santos, al morir, Dios los glorifica sólo en sus almas y deben esperar el fin del mundo para ser glorificados también en sus cuerpos, es decir, para resucitar. La Santísima Virgen María tuvo el privilegio único de ser glorificada tanto en su alma, como en su cuerpo, al finalizar su vida terrena. El Papa Juan Pablo II, en una de sus Catequesis sobre la Asunción, explica esto en los siguientes términos:
"El "El dogma de la Asunción afirma que el cuerpo de María fue glorificado después de su muerte. En efecto, mientras para los demás hombres la resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del mundo, para María la glorificación de su cuerpo se anticipó por singular privilegio” (JP II, 2-julio-97)." María, un ser humano como nosotros -salvo por el hecho de haber sido preservada del pecado original- está en la gloria del Cielo, en cuerpo y alma. Esta “realidad última” de María Santísima es preludio de nuestra propia “realidad última”. El Cielo y la gloria en cuerpo y alma es el fin último de cada uno de nosotros los seres humanos. Para eso hemos sido creados por Dios, y cada uno es libre de alcanzar esa realidad o de rechazarla. Cada uno es libre de optar por esa felicidad total y eterna en el Cielo, en gloria, o de rechazarla, rechazando a Dios. Por ley natural, entonces, los cuerpos de los seres humanos se descomponen después de la muerte y sólo en el último día volverá a unirse cada cuerpo con su propia alma.

Todos resucitaremos: los que hayamos obrado mal y los que hayamos obrado bien. Será la “resurrección de los muertos (o de la carne)”, que rezamos en el Credo. “Unos saldrán para una resurrección de vida y otros resucitarán para la condenación” (Jn. 5, 29). ¿Cómo serán nuestros cuerpos gloriosos? Nuestros cuerpos resucitados serán nuestros mismos cuerpos, pero en un nuevo estado: inmortales, sin defecto, ya no se corromperán, ni se enfermarán, ni se envejecerán, ni se dañarán, ni sufrirán nunca más. Serán cuerpos realzados hasta la gloria. Dice la Bula de la Asunción que la Virgen María “no estuvo sujeta a la ley de permanecer en la corrupción del sepulcro, ni tuvo que esperar la redención de su cuerpo hasta el fin del mundo”. Nosotros sí. Pero tenemos la seguridad de nuestra futura inmortalidad, de nuestra futura resurrección en cuerpo y alma gloriosos. Si optamos por Dios, amándolo sobre toda otra cosa, persona o consideración, si buscamos hacer su Voluntad en todo ... resucitaremos como Cristo y estaremos en el Cielo, en gloria ... como El y su Madre, la Santísima Virgen María.

Sabemos que nuestra meta, entonces, es llegar al Cielo. Llegar al Cielo es “la carrera que tenemos por delante”, esa carrera de la cual nos habla San Pablo (Hb. 12, 1). El Cielo es la meta de nuestra carrera. San Pablo, que según sus escritos pudo vislumbrar el Cielo, no lo puede describir y dice del Cielo lo siguiente: “ni el ojo vio, ni el oído escuchó, ni el corazón humano puede imaginar lo que Dios tiene preparado para aquéllos que le aman” (1 Cor. 2, 9). Así es el Cielo: indescriptible, inimaginable, insondable, inexplicable para el ser humano, pues somos limitados para comprender lo ilimitado de Dios. Y el Cielo es básicamente la presencia de Dios. Al morir, pues, nuestra alma se separa del cuerpo. El alma pasa a la Vida Eterna: o al Purgatorio para posteriormente pasar al Cielo, o al Cielo directamente, o al Infierno. Y el cuerpo, que es material, queda en la tierra, bien descomponiéndose o bien hecho cenizas si ha sido cremado, o de alguna otra manera, según haya sido la muerte. Volvamos, entonces, al Misterio de la Asunción de la Virgen María al Cielo. Este Misterio nos recuerda la promesa del Señor de nuestra resurrección: resucitaremos como El ... Y ¿qué significa resucitar? Resurrección es la re-unión de nuestra alma con nuestro cuerpo glorificado. Resurrección no significa que volveremos a una vida como la que tenemos ahora. Resurrección significa que Dios dará a nuestros cuerpos una vida distinta a la que vivimos ahora, pues al reunirlos con nuestras almas, serán cuerpos incorruptibles. Nuestros cuerpos resucitados serán nuestros mismos cuerpos, pero en un nuevo estado: serán inmortales (ya no volverán a morir); serán sin defecto, y ya no se corromperán, ni se enfermarán, ni se envejecerán, ni se dañarán, ni sufrirán nunca más. ¡Serán cuerpos gloriosos! Y ¿cómo es un cuerpo glorioso? ¿Cómo es el cuerpo glorioso de la Santísima Virgen María? Los videntes que dicen haber visto a la Virgen -y la ven en cuerpo glorioso, como es Ella después de haber sido elevada al Cielo- se quedan extasiados y no pueden describir ni lo que sienten, ni la belleza y la maravilla que ven. Conocemos de otro cuerpo glorioso: el de nuestro Señor Jesucristo después de resucitar. Era ¡tan bello! el cuerpo glorioso de Jesús, que no lo reconocían los Apóstoles ... tampoco lo reconoció María Magdalena.

Y cuando el Señor se transfigura ante Pedro, Santiago y Juan, en el Monte Tabor, mostrándoles algo del fulgor de su Gloria ... era ¡tan bello lo que veían! ¡tan agradable lo que sentían! que Pedro le propuso al Señor hacerse tres tiendas para quedarse a vivir allí mismo. Así es un cuerpo glorioso. Esta Fiesta importante de la Iglesia, esta Fiesta importante de la Santísima Virgen María, en la que conmemoramos su subida al Cielo en cuerpo y alma, nos recuerda nuestra futura inmortalidad. Y sírvanos este recuerdo, y esta seguridad que tenemos de resucitar como Cristo resucitó, para erradicar de una vez por todas de entre nosotros los Católicos, esa creencia estúpida en ese mito, en esa mentira, que es la re-encarnación. La re-encarnación niega la resurrección... y niega muchas otras cosas. Parece muy atractiva esta falsa creencia. Sin embargo, si en realidad lo pensamos bien ... ¿cómo va a ser atractivo volver a nacer en un cuerpo igual al que ahora tenemos, decadente y mortal, que se daña y que se enferma, que se envejece y que sufre ... pero que además tampoco es el mío? Aun partiendo de una premisa falsa, suponiendo que la re-encarnación fuera posible, si no fuera un mito, una mentira ... ¿cómo podemos estar pensando los cristianos, que tenemos la seguridad y la promesa del Señor de nuestra futura resurrección ... cómo podemos pensar que es más atractivo re-encarnar, por ejemplo, en un artista de cine, o en un millonario, o en una reina ... que resucitar en cuerpos gloriosos? Entonces, ante la promesa del Señor de nuestra futura inmortalidad al ser resucitados con El, y ante la maravilla de lo que serán nuestros cuerpos resucitados ¿cómo a algunos hoy puede ocurrírsenos que re-encarnar -si es que esto fuera posible- en otro cuerpo terrenal, decadente, que no es el mío y que además volverá a morir, puede ser más atrayente que resucitar en cuerpo glorioso como el de la Santísima Virgen María? Celebremos la Asunción de María al Cielo renovando nuestra fe y nuestra esperanza en nuestra futura inmortalidad. Que así sea.

These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.