24 Diciembre 20174 Adviento

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
4 Adviento
Sed de Dios, Nuestra Sed Semana 4: Nada Imposible Para Dios
(24 de diciembre de 2017)

MensMensaje: Divertirse y comer bien esta semanana, entonces dedicar tres dias de ayuno y oracionn par nuestros ninos. Queremos escuchar esas palabras bellas, "No hay nada imposible para Dios."

Durante Adviento he referido a Reflexiones sobre Discipulado por Daniel Mueggenborg - nuestro nuevo obispo auxiliar. En cuanto al llamado de ser Madre de Dios el escribe, "El Evangelio es sobre Dios y no nosotros." Importante tener en mente: La Biblia y especialmente el Evangelio es primero sobre Dios, no sobre nostros. El obispo Mueggenborg continue, "Es sobre lo que Dios puede hacer y no lo que nosotros podemos hacer. A veces pensamos que Dios tendria ciertos estandartes para los que el escoge. Podemos pensar que Dios escogera a los santos, los con talentos especiales o logros significantes, o aun los que tiene uficios especiales. Mary tenia nada de eso pero Dios la escogio para ser instrumento de salvacion por ser madre de su Hijo."

Ese Adviento hemos enfocado en oracion como el encuentro de la sed de Dios para nosotros y nuestra sed para el. Lo vemos sobre todo en Maria. La sed de Dios para nuestras almas es tan grande que el se humillo para se un embrion en el seno de Maria. Otra vez para citar al obispo Mueggenborg, "Gabriel dice a Maria, 'No hay nada imposible para Dios.' De hecho, si Dios puede entrar en el mundo humano como nino, ser levantado de la muerte, y apoderar la Iglesia con el Espiritu Santo, entonce nada sera imposible para Dios." El domingo pasado celebre 46 anyos de sacerdocio. Cuando pienso en mis tropezones, toda la confusion y decadencia desde los anyos 60, todas mis debilidades y tiempos de desanimo, cuando pienso en todo esto, solo puedo decir, no es sobre mi, es sobre Dios. No hay nada imposible para Dios. A pesar de tener 71 anyos, tengo una nueva energia, una nueva esperanza.

Muchos de ustedes se unieron conmigo en un dia de ayuno y oracion. Sabemos que nos vaciamos como hizo Maria, Dios puede hacer el imposible. Estamos ayunando y rezando ante lo que parece imposible. Dejenme explicar. Dios nos ha bendecido con ninos bellos - que gran regalo son ellos! No obstante ellos enfrentan un problema terrible: A pesar de tener mayor abundancia Many of you joined me last week in a day of fasting and prayer. We know that if we empty ourselves as Mary did, God can do the impossible. We are fasting and praying in face of what seems impossible. Let me explain. God has blessed us with beautiful children - what a great gift they are! Still they face a terrible problem: Even though they have greater material abundance - and unlimited entertainment opportunities, especially through computers and cell phones - studies show our children and youth experience a greater level of depression and sadness than previous generations.

Entonces recemos y ayunemos para nuestros ninos. Te pido comenzar el Anyo Nuevo con un ayuno de tres dias. Se puede hacerlo en tu propia manera: nada excepto agua hasta abstinencia de una comida favorita. Recomiendo el Ayundo de Daniel - algo de avena en la manana entonces verduras y agua lo demas del dia. Comenzar el primero de enero despues de los partidos si prefieres y continuar por el 4 de enero. Algunos quizas van a continuar por 21 dias como hizo Daniel. Personalmente voy a guardar eso para otro anyo o quizas para cuaresma. Maria ayuno como hizo todo judio fiel. Ayuno y oracion nos abre a Dios - para tener sed y hambre para el como el tiene sed para nosotros. Divertirse y comer bien esta semanana, entonces dedicar tres dias de ayuno y oracionn par nuestros ninos. Queremos escuchar esas palabras bellas, "No hay nada imposible para Dios." Amen.

Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
4 Adviento
Domingo 4 del Tiempo de Adviento- Ciclo "B"
24 de Diciembre de 2017

Ya llegamos a la Navidad. Pero ¿de veras nos damos cuenta de lo que estamos celebrando?
El hecho más relevante de la historia de la humanidad es, sin duda, el Nacimiento de Dios-Hombre. Tan importante fue este acontecimiento que la historia se divide en "antes" y "después" de Cristo. Sin embargo, ese hecho fue antecedido por el misterio más grande nuestra fe cristiana: la Encarnación de Dios, es decir, Dios hecho hombre en el seno de la Santísima Virgen María. Así describe este Misterio el máximo poeta de la Mística, San Juan de la Cruz: "Entonces llamó a un arcángel que San Gabriel se decía, y enviólo a una doncella que se llamaba María, de cuyo consentimiento el misterio se hacía, en el cual la Trinidad de carne al Verbo vestía; y aunque Tres hacen la obra, en el Uno se hacía; y quedó el Verbo encarnado en el vientre de María. Y el que tenía sólo Padre, ya también Madre tenía, aunque no como cualquiera que de varón concebía, que de las entrañas de ella El su carne recibía; por lo cual Hijo de Dios y del hombre se decía". (Romance 8) ¿Qué significa este gran misterio, el más grande acontecimiento de la humanidad?tan grande que la historia se divide en antes y después de Cristo?

Veamos: si no fuera por lo que celebramos en Navidad, nuestra meta final sería el Infierno. Así de grave. Debido al Pecado Original y a los pecados que hemos ido añadiendo a éste, los seres humanos tendemos de manera natural a la condenación. Tenemos un cierto sentido del bien, un eco en nuestro interior de lo que nuestro Creador desea para nosotros. Pero nuestra naturaleza humana caída lucha, porque su sensibilidad tiende a preferir el pecado. La Encarnación de Dios en el vientre virginal de María y su nacimiento en Belén no cambió esa tendencia que tenemos los seres humanos. Tampoco la cambió su Pasión y Muerte, ni su Resurrección, ni su Ascensión a lo Cielos. ¿Y entonces? ¿Cómo quedamos? ¿Qué es lo que ha cambiado?

Ahhh! Es que la gloria de la Encarnación y del Nacimiento de Jesús consiste en que ya no tenemos que quedar excluidos del Cielo. Después de la primera Navidad ?aquélla en que nació Jesús en Belén- tenemos Esperanza. ¡Eso es lo que celebramos en la Navidad! ¡Nada menos! El problema es que la bulla y la agitación de estos días nos hace perder la perspectiva de lo que significan estos misterios infinitos que celebramos en Navidad. Y si no nos damos cuenta de la gravedad de nuestra situación de pecado y de nuestra tendencia al pecado, no podemos concientizar la necesidad que tenemos de ser salvados.

Si pudiéramos comparar la situación de los seres humanos con un ejemplo físico gráfico, pensemos que nuestro estado natural es como si estuviéramos hundiéndonos en un pozo de arena movediza. Y, como hemos visto en películas, de un sitio así es imposible salir uno por su propia fuerza. Sólo alguien que esté fuera de la arena movediza puede tender una mano al que se está hundiendo. Y éste tiene que agarrarse de manera fuerte y continua para poder salir de allí. Ese ejemplo nos da una idea de cómo sin Cristo, nuestra salvación no es posible. Ese ejemplo nos indica por qué Dios vino a salvarnos. De no ser por El, nuestro destino automático sería el Infierno: hundirnos para siempre en ese pozo terrible.

A eso se refería Jesús cuando los Apóstoles le preguntaron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?» Jesús los miró fijamente y les dijo: «Para los hombres es imposible, pero no para Dios.» (Mc 10,26- 27). La alegría de la Navidad es que el Infierno no es inevitable, el Infierno no tiene que ser nuestro destino automático, porque Jesús nos ha extendido su Mano para sacarnos del pozo en que estamos hundidos.Dios ha nacido entre nosotros para salvarnos. Por eso el Hijo de Dios hecho Hombre se llama Jesús, que significa Salvador. Por eso Jesús es el Emanuel que significa Dios con nosotros. Por eso es que nos damos regalos en Navidad. Nuestros regalos son una imitación muy deficiente del gran regalo que Dios nos ha dado al nacer entre nosotros. Este es el Mensaje de la Navidad: Aprovechar la salvación que se nos ofrece, aferrándonos ?sin soltarnos- de la Mano de Dios que nos salva.
These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.