11 Octubre 202028 Tiempo Ord

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
28 Tiempo Ord

Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
28 Tiempo Ord

Un día Jesús nos contó una parábola sobre una viña, cuyo propietario arrendó a unos viñadores mientras se iba de viaje (Mt. 21, 33-43). Cuando llegó el momento de la vendimia o cosecha de las uvas, envió a sus empleados a cobrar la parte que le tocaba, pero los viñadores mataron uno a uno a cada empleado que fue enviando el dueño. Decidió éste enviarles a su hijo, pensando que a ése sí lo respetarían, pero lo asesinaron también -nos dice la parábola- para eliminar al heredero y quedarse con la propiedad.

Se está refiriendo Jesús a su propio Pueblo, el Pueblo de Israel, que rechazó a todos los enviados de Dios (los profetas) y los mató, y terminó matando al Hijo de Dios. Algunos judíos, sin embargo, comenzando por los Apóstoles y discípulos sí aceptaron a Jesús como el Mesías.

Por cierto, hay judíos que en estos momentos están dándose cuenta que Jesús es el Mesías prometido y que la Iglesia Católica es la continuación del pueblo de Israel.

En efecto, si analizamos bien, cuando un Judío se une a la Iglesia Católica, no deja de ser Judío: pasa del Pueblo de Dios escogido, el Israel del Antiguo Testamento, al nuevo Pueblo de Dios, que es la Iglesia fundada por el Mesías esperado, la Iglesia Católica.

Rosalyn Moss, judía practicante se convirtió al cristianismo en los años 80, y posteriormente fundó una congregación religiosa femenina católica. Ella dice que es más Judía después de haberse hecho Católica: "Hacerse Católico es la cosa mas judía que se puede hacer". Y hay otros judíos católicos:

(http://www.salvationisfromthejews.com)

Pero… a los que pertenecemos a la Iglesia fundada por Cristo, ¿no podría Dios hacernos el mismo reproche que a los antiguos judíos? Porque… siendo nosotros el nuevo pueblo de Israel, ¿somos mejores nosotros que los que estaban ante Jesús en aquel momento?

El Señor nos dice que nos ha elegido para que demos fruto y nuestro fruto permanezca (Jn. 15, 16). El desea que cada uno de nosotros seamos una viña fructífera que dé buenos frutos. Nos da todo lo necesario, tal como nos cuenta el Profeta Isaías en una parábola que es preludio de la de Jesús: “removió la tierra, quitó las piedras y plantó en ella vides selectas... y esperaba que su viña diera buenas uvas” (Is. 5, 1-7).

“¿Qué más puedo hacer por mi viña que yo no lo hiciera?” El Señor nos dice que nos da todo, es decir, todo lo que nuestra alma necesita para dar frutos de santidad, para dar frutos de caridad, para dar lo que Él espera de nosotros. Y... ¿damos fruto? ¿Damos fruto bueno? ¿Aprovechamos todas las gracias que Dios nos da para ser como Él desea que seamos?

Las parábolas del Señor son para enseñarnos y para advertirnos. Su advertencia no se deja esperar: a los que no den fruto les será quitado el Reino de Dios.

El Reino de Dios es la vida en Dios. Es la felicidad perfecta que Dios tiene preparada para aquéllos que den fruto. El Reino de Dios puede comenzar aquí en la tierra -es cierto- pero llega su plenitud en la eternidad. Sin embargo, de acuerdo a esta parábola, los que no den fruto no tendrán derecho a vivir en el Reino de Dios ni aquí, ni en la eternidad. Es para pensarlo bien ¿no?

These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.