04 Junio 2017Pentecostés

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
Pentecostés
Vida en Cristo Semana 8: Fuente de Poder
(4 de junio de 2017)

Mensaje: Queremos aprovechar el mayor poder no utilizado. Envia tu espiritu Senor y renueva la faz de la tierra.
Hoy celebramos Pentecostes: Envia tu espiritu Senor y renueva la faz de la tierra.
Pentecostes cabe en nuestra serie sobre Vida en Cristo. La serie comenzo en Pascua de Resurreccion y concluira en dos semanas con la Fiesta de Corpus Christi - el Cuerpo y Sangre de Cristo. Podemos visualizar Vida en Cristo como una caminata diaria con Jesus. Esta caminata requiere escuchar a Jesus. Como hemos visto con los dos discipulos en el camino a Emaus, escuchamos a Jesus en la Biblia y los sacramentos. "No ardia nuestro corazon?" preguntaron. Espero que eso sucedio al menos un poco cuando inauguramos el Estudio Biblico el lunes. Despes de abrir las Escrituras, Jesus toma pan, lo bendice, parte y se lo da. "Partir el pan" refiere a la Eucaristia, la Misa - el punto maximo en nuestra vida en Cristo. Lo veremos cuando concluimos nuesta serie con el domingo de Corpus Cristi.

El fin de semana pasada celebramos la Ascension: Hemos visto que Jesus da una mision: "Vayan y hagan discipulos de todas las naciones, bautizandolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo enseñándolas a cumplir todo cuanto les he mandado." La mision de nuestra parroquia alinea con la de Jesus. Si la sabes de corazon favor de decirlo conmigo: "Bendecidos por vivir en este valle bello, somos cristianos, en unión con el Papa Francisco y el Arzobispo Sartain, quienes buscamos levantar a Jesus, amarnos uno al otro y hacer discípulos." Tenemos una gran mision no es facil levantar a Jesus. Vivimos en un mundo que niega la existencia de Dios o asume que si existe, no importa en nuestras vidas. En cuanto a amarnos uno al otro, pues, algunos son faciles amar, otros son dificiles - y ningun ser humano es perfectament amable.

La parejas lo descubren pronto. Esa muchacha perfecta tiene unos humores raros. Y a pesar ser casi perfectos, los hombres a veces tienen defectos menores. Quizas necesita un curso de control de ira or de impulso. Mientras tanto no es facil amarnos uno al otro - en la familia o la comunidad.

En cuanto a "hacer discipulos" no sabemos donde empezar. El primer paso es tomar el trabajo de escuchar a Jesus, seguirlo dia por dia. Levantar a Jesus! Amarse uno al otro! Hacer discipulos! Donde obtenemos el poder para vivir nuestra mision? Dejame contar un anecdota: Resulta que un americano tenía un visitante de Inglaterra. Querría mostrarle las maravillas de este país y lo llevó para ver la Catarata de Niágara. Desde arriba podía apreciar la extensión de la Catarata, mirando desde el lado estadounidense hasta Canadá. Fueron abajo donde el agua hizo un ruido fuerte. El americano explicó sobre la cantidad enorme de agua y su fuerza. Casi tuvo que gritar cuando concluyó, “Aquí es el mayor poder no usado en el mundo.”

El visitante fue impresionado; no había algo semejante en su país. Pero, como un buen inglés, pensó un poco más profundamente. “Sí,” le dijo a su huésped, “el poder aquí es grande, pero hay algo mucho mayor. El mayor poder no usado en el mundo es el Espíritu Santo del Dios Vivo.”

Esa anecdota viene del siglo diecinueve. Desde entonces unos diez por ciento de la catarata ha sido utilizado para producir poder. Saben que si pudieramos utilizar un por ciento del poder de Espiritu Santo podria transformar el mundo. Envia tu espiritu Senor y renueva la faz de la tierra. La pregunta es: Como podemos aprovechar ese poder?

Dejanme sugerir una manera: Estar atento a los picos y valles. Saben lo que quiero decir. A veces estoy arriba y a veces abajo. Cuando estoy arriba tengo energia y puedo cumplir mucho. Cuando estoy abajo, eso tambien presenta una oportunidad. Dios permite desaliento para que reconozcamos nuestro vacio - un vacio que ni aun la Catarata de Niagara puede llenar. Necesitamos el Espiritu de Jesus. La Secuencia lo expresa esa necesidad:

"Lava nuestras inmundicias
fecunda nuestros desiertos
y cura nuestras heridas."
Necesitamos el Espiritu Santo de Jesus.
La proxima semana veremos la relacion entre Jesus, el Espiritu Santo y el Padre: Como esos tres muestran de donde venimos y a donde nos vamos. Una pista: No es un proceso de rifa. Eso es para la proxima semana. Para hoy queremos aprovechar el mayor poder no utilizado. Envia tu espiritu Senor y renueva la faz de la tierra. Amen.

 
Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
Pentecostés
Domingo Solemnidad de Pentecostés
Ciclo "A"
4 de Junio de 2017

A los cincuenta días de la Resurrección del Señor celebramos la venida del Espíritu Santo a la Virgen y a los Apóstoles. El Espíritu Santo fue prometido por Jesucristo varias veces antes de su muerte y también después de su Resurrección, antes de su partida definitiva cuando subió a los Cielos. Y ... ¿quién es el Espíritu Santo? El Espíritu Santo es nada menos que el Espíritu de Dios; es decir, el Espíritu de Jesús y el Espíritu del Padre. El es la presencia de Dios con nosotros. El es la promesa cumplida del Señor cuando nos dijo: "Miren que estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mt. 28, 20).

El Espíritu Santo es nuestro Maestro y nuestro Guía mientras vamos a la meta a la cual hemos sido llamados. Y ¿cuál es esa meta? Es el Cielo que el Señor nos muestra en su Ascensión y que ha prometido a aquéllos que cumplan la Voluntad del Padre. Al Espíritu Santo se le dan muchos nombres: Paráclito (o Abogado), Consolador, Espíritu de la Verdad, Espíritu de Amor, etc. y, de acuerdo a todos estos títulos, se le atribuyen muchas funciones para con nosotros los seres humanos.

El Espíritu Santo nos asiste a los seres humanos en muchas cosas. Quizá la principal sea aquélla de santificarnos, es decir, de hacernos santos. ¡Menuda tarea la del Espíritu Santo! Y ¿cómo hace el Espíritu Santo esa tarea? ¿Cómo nos va santificando? Su labor es imperceptible, pero de que la hace, la hace. El problema es que algunos colaboran con El y otros no. Y mayor problema aún es que, si no colaboramos, el Espíritu Santo no puede hacer su labor. ¿Qué tal? La principal de estas funciones tal vez sea la de nuestra santificación. Es el Espíritu Santo quien, con sus suaves inspiraciones, nos va sugiriendo cómo transitar por el camino de la santidad, por ese camino que nos lleva al Cielo.

Con suaves inspiraciones, cual suave brisa (1 Reyes 19, 12) nos va inspirando para llevarnos y mantenernos en el camino de la santidad.Y el mismo Señor nos dice que el Espíritu Santo sopla donde quiere (Jn. 3, 8).

Entonces, si el Espíritu Santo es como una suave brisa, nosotros debemos estar pendientes de percibirla. Eso significa que debemos estar atentos a las inspiraciones del Espíritu Santo. Pero ¡hay tanto! ruido para oírlas! Por eso hay que buscar momentos de silencio. Y al oírlas, algo hay que hacer al respecto ¿no? ¿Qué? Habría que ser dóciles a esas sugerencias, para poder andar por esta vida guiados por Él hacia nuestra meta definitiva. El Espíritu Santo es el Espíritu de la Verdad y es nuestro Maestro. Eso nos lo dijo Jesucristo: "Tengo muchas cosas más que decirles, pero ustedes no pueden entenderlas ahora. Pero cuando venga El, el Espíritu de la Verdad, El los llevará a la verdad plena ... El les enseñará todas las cosas y les recordará todo lo que yo les he dicho” (Jn. 16, 12 y 14, 26). Es el Espíritu Santo Quien nos lleva a conocer y a vivir todo lo que Cristo nos ha dicho; es decir, nos lleva a conocer y a aceptar el Mensaje de Cristo en su totalidad: nos lleva a la Verdad plena. En Pentecostés conmemoramos, entonces, la Venida del Espíritu Santo a la Iglesia y rogamos porque ese Espíritu de Verdad se derrame en cada uno de nosotros, que formamos parte de la Iglesia, para poder vivir todo lo que Jesús nos enseñó, para poder ser santificados por El.

¿Cómo realiza el Espíritu Santo su labor de santificación en nosotros? El Espíritu Santo se va derramando en cada uno de nosotros con sus gracias, dones, frutos y carismas(ver Segunda Lectura: 1Co.12, 3-7. 12-13). Todos estos son regalos del Espíritu Santo; es decir, cosas que recibimos de gratis, como un obsequio y, además ... sin merecerlas. Y todos estos regalos del Espíritu Santo son los auxilios que Dios nos da para el desarrollo de nuestra vida espiritual, para ayudarnos en nuestra santificación, para ayudarnos a llegar a nuestra meta definitiva que es el Cielo.

¿Qué hacer para poder recibir todos estos regalos del Espíritu Santo? Para respondernos esto, veamos cómo fue esa primera venida del Espíritu Santo. Los Apóstoles se habían visto privados de la presencia visible y sensible del Señor cuando El subió a los cielos en su Ascensión.

Recordemos que en los cuarenta días que transcurrieron entre su Resurrección y su Ascensión, Jesús Resucitado estuvo apareciéndosele a los Apóstoles y discípulos para fortalecerlos en la fe, para que se dieran cuenta de que realmente había resucitado y de que estaba vivo. Con su partida definitiva, al subir al Cielo, ellos deben continuar su camino y cumplir la misión que les había encomendado, sin tener a Jesús a su lado, acompañados y conducidos por su Espíritu, por el Espíritu Santo. Recordemos cómo eran los Apóstoles antes de Pentecostés. Vemos unos hombres temerosos y tímidos: al comenzar la persecución contra Jesús, desaparecieron y se dispersaron. Aparte de esto, eran bastante torpes para comprender las Escrituras y para entender las enseñanzas de Jesús ... tanto así que en algunos momentos Jesús les tuvo que reprender porque no terminaban de entender lo que les decía. Pero el cambio en Pentecostés fue radical: luego de recibir el Espíritu Santo, cambiaron totalmente: se lanzaron a predicar sin ningún temor y llenos de sabiduría divina. Vemos en el relato tomado de los Hechos de los Apóstoles que hasta se les soltaron las lenguas y comenzaron a hablar con gran poder de lenguaje y sabiduría. Eso se los había dado el Espíritu Santo, y así podían comunicarse con todos los extranjeros que estaban en Jerusalén en ese momento. (ver. Primera Lectura: He. 2, 1-11) Así llamaron a todos a la conversión y bautizaban a los que acogían el mensaje de Jesucristo Salvador. Comenzaron a formar discípulos y comunidades, asistían a los necesitados ... sufrieron persecuciones, e inclusive, llegaron hasta el martirio.

¿Cómo pudo suceder toda esta trasformación? El protagonista de este cambio tan radical fue el Espíritu Santo; es decir, el Espíritu Santo hizo esas maravillas en ellos. Pero veamos lo más importante: ¿Qué hacían los Apóstoles antes de Pentecostés? Nos dice el libro de los Hechos de los Apóstoles: "Todos ellos perseveraban en la oración con un mismo espíritu ... en compañía de María, la Madre de Jesús ... Acudían diariamente al Templo con mucho entusiasmo” (Hech. 1, 12-14 y 2, 46). He aquí el secreto para recibir al Espíritu Santo. Para que el Espíritu Santo pueda santificarnos el arma secreta es la oración: oración perseverante, frecuente, con entusiasmo, con la Santísima Virgen María. ¡Ven, Espíritu Santo
These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.