02 Abril 20175 Cuaresma

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
5 Cuaresma
La Mejor Cuaresma Semana 5: Si Tu Murieras Hoy
(2 de abril de 2017)

Mensaje: Invita a Jesus a tu casa, tu vida. Si tu murieras hoy, eso es la unica cosa que importaria.

Hoy celebramos el quinto y final domingo antes de la Semana Santa. Todavia tenemos dos semanas hacer esta Cuaresma la Mejor. Aqui es la pregunta: Si tu murieras hoy, que desearias haber hecho diferente?

En Resistiendose a la Felicidad, Matthew Kelly observa, "Si fueras al doctor y te dijera...Solo tienes seis meses de vida' vivirias los proximos seis meses de una manera muy distinta a la que estabas planeado." Anyade que Muchas personas no reciben aviso. Estan vivos un minuto y muerto el proximo. Al escuchar hoy sobre la muerte de Lazaro, es buen preguntarte que harias diferente en luz de tu muerte inevitable. Matthew Kelly entrevisto enfermeras de hospicio sobre lo que los moribundos hablan. Da una lista de 24 cosas que dicen que habrian hecho diferente. Tres sobresalieron:
Quisiera haber amado mas.
Quisiera no haber pasado tanto tiempo tanto tiempo persiguiendo las cosas equivocadas. Quisiera haber pensado antes sobre la gran pregunta de la vida.

Hoy Marta enfrenta una pregunta dificil. En luto sobre la muerte de su hermano le pregunta a Jesus sobre su ausencia. "Si hubieras estado aqui mi hermano no habria muerto." Jesus le habla de la resurreccion futura. Para Marta eso parece distante. Entonces Jesus le da la gran revelacion: "Yo soy la resurreccion y la vida."

En otras palabras: resurreccion, vida eternal es nada mas ni nada menos que una relacion con Jesus. Esa relacion comienza aqui y continua en el cielo.

Creer en Jesus, tener una relacion con el, significa mucho mas que asentimiento intelectual - y mas que una sola aceptacion. Es una imersion en Cristo. San Pablo dice que si morimos con Jesus en bautismo resucitaremos con el a la vida nueva. (Rm 6:3ff) Por su parte Jesus habla de comer su cuerpo y beber su sangre para tener la vida eterna. (Jn 6:53-54)

Nota la relacion de Jesus con Lazaro: Se queda en su casa. Lo ama y a sus hermanas. Refiere a Lazaro como "nuestro amigo." Ante la tumba de Lazaro Jesus llora. "Mira como lo querria," dice la gente. Y Jesus dice, "Lazaro, sal de alli."

Con el ejemplo de Lazaro te invito poner en practica lo que hemos hablado esta Cuaresma: un tiempo de silencio - diez minutos, quizas mas, quizas menos - una relacion diaria con Jesus. Invita a Jesus a tu casa, tu vida. Si tu murieras hoy, eso es la unica cosa que importaria. Jesus dice, "Yo soy la resurreccion y la vida." Amen.
Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
5 Cuaresma
Domingo 5 de Cuaresma - Ciclo "A"
2 de Abril de 2017
Las lecturas de hoy nos hablan de resurrección ... y de revivificación. Son términos que parecen lo mismo, pero se diferencian en algo fundamental, como veremos más adelante. En el Evangelio de San Juan (Jn. 11, 1-45) observamos el impresionante relato de la llamada "resurrección" de Lázaro, el amigo de Jesús, quien -según palabras de su hermana Marta- ya olía mal, pues llevaba cuatro días muerto. Pero cabe preguntarnos ¿fue realmente lo de Lázaro una resurrección ... o podríamos llamarla más bien una "revivificación"?

Sucede que a Lázaro el Señor lo devolvió de la muerte a la misma vida que había vivido antes. Lázaro volvió para estar en este mundo, regresó al mismo sitio donde vivía. En efecto, San Juan Evangelista nos narra más adelante que, después de este milagro del Señor, muchos judíos fueron a Betania - sitio donde había vivido Lázaro- no solamente para ver a Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos (Jn. 12, 9). Profundizando un poco más en este hecho extraordinario, consideremos -por ejemplo- que Lázaro tuvo que volver a morir. De hecho, San Juan nos dice que los jefes de los sacerdotes pensaron en matar a Jesús y en matar también a Lázaro, pues por causa de él, muchos los abandonaban y creían en Jesús. (Jn. 12. 11). Un resucitado no vuelve a morir. Un revivido sí vuelve a morir. Entonces ... ¿fue lo de Lázaro "resurrección"? ... Realmente no, pues la resurrección es algo muchísimo mejor que revivir; es muchísimo mejor que volver a esta misma vida: resurrección es volver a una vida infinitamente superior a la que ahora vivimos. Y ¿en qué consiste realmente la resurrección? Según el Catecismo de la Iglesia Católica, la muerte es la separación del alma y el cuerpo. Con la muerte, el cuerpo humano cae en la corrupción, mientras que su alma va al encuentro con Dios, en espera de reunirse posteriormente con su cuerpo, pero será entonces, un cuerpo glorificado (cfr. #997). Es decir que en la resurrección nuestra alma se unirá a nuestro mismo cuerpo, pero éste no será igual al que ahora tenemos -sino infinitamente mejor- pues será un "cuerpo de gloria" (Flp. 3, 21). Será un cuerpo que ya no volverá a envejecer, ni a enfermar, ni a sufrir, ni tampoco que volverá a morir. Será un cuerpo inmortal, que ya no estará sujeto a la corrupción ni a ningún tipo de decadencia. Será un "cuerpo espiritual" (1a.Cor. 15, 44). ¿Cómo, entonces, van a ser nuestros cuerpos resucitados? ¿Cómo es un cuerpo glorioso? Conocemos de dos: el de Jesús Resucitado y el de la Santísima Virgen María.

Jesucristo resucitó con su propio cuerpo. En efecto, el Señor le dice a sus Apóstoles después de su Resurrección: "Mirad mis manos y mis pies; soy Yo mismo" (Lc. 24, 39). El "cuerpo espiritual" de Jesucristo era ¡tan bello! que no lo reconocían los Apóstoles ... tampoco lo reconoció María Magdalena. Y antes de haber resucitado, cuando el Señor se transfiguró ante Pedro, Santiago y Juan, mostrándoles sólo parte del fulgor de Su Gloria era ¡tan bello lo que veían! ¡tan agradable lo que sentían! que Pedro le propuso al Señor hacerse tres tiendas para quedarse a vivir allí mismo. Así es un cuerpo resucitado. Y el Señor nos promete que si obramos bien hemos de resucitar igual que El. Los videntes que dicen haber visto en alguna de sus apariciones a la Santísima Virgen -y la ven en cuerpo glorioso como es Ella después de haber sido elevada al Cielo- se quedan extasiados y no pueden describir, ni lo que sienten, ni la belleza y la maravilla que ven. Así es un cuerpo resucitado.\ Pero ... ¿cuándo será nuestra resurrección? Algunos creen que la resurrección sucede enseguida de la muerte. Pero no es así. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que sin duda será en el "último día"; "al fin del mundo" ... "cuando se dé la señal por la voz del Arcángel, el propio Señor bajará del Cielo, al son de la trompeta divina. Los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar" (1a.Ts. 4, 16) (#1001). Pero sucede que hoy día la gente anda encantada pensando en la re-encarnación. Y ¿en qué consiste esta falsa creencia?

Recordemos, primero que todo que la re-encarnación está negada en la Biblia:
Una sola es la entrada la vida, y una la salida (Sb. 7, 6). Los hombres mueren una sola vez y después viene para ellos el juicio (Hb. 9. 27) Además, está condenada por la Iglesia Católica. Sin embargo ese mito-y lo llamamos mito, pues es algo falso, imposible de realizarse- contempla la vuelta a esta misma vida como sucede en la revivificación, pero la diferencia está en que se cambia de cuerpo. ¿Cómo? Sí, los que creen en ese engaño piensan que se regresa a un cuerpo que no es el mismo que se tenía antes, pero que -igual al anterior- se va a envejecer, a corromper, va a volver a morir. ¿Cuál es la gracia, entonces? Si tenemos la promesa del Señor de nuestra futura resurrección, ¿cómo puede ser que la gente de hoy, algunos inclusive cristianos y católicos, estemos pensando que es más atractiva la re-encarnación que la resurrección que Cristo el Señor nos promete? Aunque la re-encarnación no fuera un mito y fuera posible, ¿cómo nos puede parecer más atractivo reencarnar en un cuerpo decadente, enfermizo, corruptible, sujeto a la muerte -y que además no es el mío- que resucitar en cuerpo glorioso, como el de Jesucristo y la Virgen, para nunca más morir, ni envejecer, ni enfermar, ni sufrir... para ser inmortales? Pensemos en estas cosas antes de dejar contaminar nuestra fe cristiana por falsas creencias venidas del paganismo. Son mentiras. Son mitos. Son patrañas. San Pablo, en la Segunda Lectura (Rm. 8, 8-11) nos insiste en esa gran promesa del Señor para nosotros: nuestra futura resurrección. "El Espíritu del Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos habita en nosotros". Y es por ello que "el Padre, que resucitó a Jesús de entre los muertos, también dará vida a nuestros cuerpos mortales, por obra de su Espíritu que habita en nosotros". Y en la Primera Lectura (Ez. 37, 12-14), Dios declara solemnemente a través del Profeta Ezequiel esta promesa de la resurrección de nuestros cuerpos: "cuando Yo mismo abra los sepulcros de ustedes y los haga salir de ellos y les infunda mi Espíritu, ustedes vivirán, ustedes sabrán que Yo soy el Señor, y sabrán también que Yo lo dije y lo cumplí".
These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.