25 Diciembre 2016Navidad

Homilia de Padre Phil Bloom
Stmaryvalleybloom.org
* Disponible en Inglés - ve Homilías Inglés
Navidad
Larga Caminata Parte del Regalo (25 de diciembre de 2016)

Mensaje: Si decimos "Larga caminata - parte del regalo" entonces esta es la caminata mas larga . Feliz Navidad! Hoy pido que consideras un motivo para gratitud - personal, profunda y eterna. Vemos el motivo representado en el pesebre: Dios nos da todo. Puedes pregunta: Por que Dios fue a tal extremo? Hizo un descenso increible. Imaginar despertarte y descubrir que eres un gusano. Seria desagradable, no es cierto? Sin embargo en comparacion al Hacedor de universo ser humano - estaria casi nada. Por que Dios acepto tan humillacion? No se la respuesta pero creo que tiene algo que ver con la naturaleza de un regalo. Lo que da valor a un don incluye el pensamiento y esfuerzo que se pone en el. El predicador Norman Vincent Peale cuenta de una joven trabajando como maestra misionera en Africa.

En la Nochebuena un muchacho pequeno le trae un regalo. La profesora esta sorprendida. El muchacho es pobre. Que puede dar? La maestra quita el papel y adentro hay un bella conchita del mar. La misionera sabiendo que el unico lugar de encontrar tales conchitas es bien lejos expresar su aprecio entusiasta. "Querido nino," dice, "has viajado tan lejos para traerme un presente tan maravilloso." Al principio el nino parece sorprendido por su reaccion, pero sus ojos brillan y sonrie, "Oh, maestra," dice, "Larga caminata parte del regalo." Norman Vincent Peale luego cuenta de el y su senora preparando su iglesia para Navidad. Todo va mal, la gente esta amarga, quieren rendirse. Silencio sigue, se miran uno al otro y dicen, "Larga caminata parte del regalo." Dios quiere darte un regalo - el mayor regalo - su propio ser. Piensalo: Primero crear el universo con mil de millones de galaxias y estrellas. Y nuestro plante con rios bellos, montanyas y animales. No nos ha dado otros seres humanos en una variedad delumbrante. La historia muestra que no hemos recibido estos regalos con gratitud, pero Dios sigue. Hace el viaje largo para ser uno de nosotros - aceptando, aun abrazando, nuestra angustia y sufrimiento. Por que? (pausa - mira directamente) Larga caminata parte del regalo.

Esta Navidad quiero darles uu regalo. No fui al mar para traerlo. Feligreses dedicados trabajaron para envolver a cada copia: un libro llamado "Resistiendose a la Felicidad." El subtitulo dice, "Una verdadera historia sobre por que nos saboteamos, nos sentimos abrumados, echamos nuestros suenos a un lado y no tenemos el valor para ser nosotros mismos simplemente...y como empezar a escoger la felicidad nuevamente!" Tengo copias suficientes para dar una a cada familia. Solo pido que lo lees o dar a un familiar, un amigo o colega. Estoy convencido si el lee las primeras 30 paginas, continuara y lo llevara otra vez a la fe catolica - o profundizarla. Si no llevas una copia no estare ofendido. Pero hay un regalo espero que no vas a rehusar: el que mencione al comienzo de la homilia, el don mostrado en el nacimiento. Otros dones van a perecer. Esto durara. Si decimos "Larga caminata - parte del regalo" entonces esta es la caminata mas larga.

Como todo don la respuesta apropiada es decir, "gracias." Como dice Matthew Kelly: "Gratitud siempre de ser nuestra primera respuesta por todas las bendiciones de nuestra vida." Gratitud no es solamente un respuesta apropiada sino puede transformar nuestras vidas. Concluyo esta homilia de Navidad con las palabras de Matthew Kelly sobre por que necesitamos la gratitud: "Sin gratitud, lo que fue extraordinario ayer se vuelve comun hoy. Sin gratitud, una sensacion de tener derecho se apodera de nuestra alma y empieza a podrirla. Sin gratitud, nos hacemos viejos y grunyones. La gratitud nos mantiene jovenes. Nos ancla al momento presente recordandonos que es lo mas importante y que es lo menos importante, y nos llena con la resolucion de llevar a cabo la gran mision que Dios nos ha confiado." Amen.
Homilia de la Parroquia Nuestra Senora de la Caridad del Cobre, Caracas
Homilia.org
Navidad
Solemnidad de la NATIVIDAD DEL SEÑOR - Ciclo "A" - 25 de diciembre de 2016

¡Si pudiéramos imaginar realmente cómo era la situación de la humanidad antes de la venida de Cristo! ¡Si pudiéramos penetrar realmente lo que sentía la gente que esperaba al Mesías prometido! Es tan fácil -ahora que ya Cristo vino- tomar su venida como un derecho adquirido, y hasta darnos el lujo de rechazar o de no importarnos lo que Dios ha hecho para con nosotros: todo un Dios se rebaja desde su condición divina para hacerse uno como nosotros. ¿Nos damos cuenta realmente de este misterio que, además de misterio, es el regalo más grande que se nos haya podido dar? ¿Cómo podemos acostumbrarnos a esta idea tan excepcional? ¿Cómo podemos no conmovernos cada Navidad ante este misterio insólito?

¿Cómo podemos no agradecer a Dios cada 25 de diciembre por este grandísimo regalo que nos ha dado? Los Profetas del Antiguo Testamento, nos hablan de que la humanidad se encontraba perdida y en la oscuridad, subyugada y oprimida, hasta que vino al mundo "un Niño?. Es lo que nos comenta el Profeta Isaías en la Primera Lectura de la Misa de Medianoche (Is. 9, 1-3 y 5-6). Fue así como "el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz ... se rompió el yugo, la barra que oprimía sus hombros y el cetro de su tirano?. Ante esta situación de opresión y de oscuridad, podemos imaginar entonces, cómo fue lo que leemos en el Evangelio de la Misa de Medianoche (Lc. 2, 1-14).

Podemos imaginar, entonces,la alegría inmensa ante el anuncio del Angel a los Pastores cercanos a la cueva de Belén: "Les traigo una buena noticia, que causará gran alegría a todo el pueblo: hoy les ha nacido en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor?. ¿Hemos pensado cómo estaríamos si ese "Niño? no hubiera nacido? Estaríamos aún bajo "el cetro del tirano?, el "príncipe de este mundo?. Pero con la venida de Cristo, con el nacimiento de ese Niño hace más de dos mil años, se ha pagado nuestro rescate y estamos libres del secuestro del Demonio.

Con su nacimiento, vida, pasión, muerte y resurrección, Cristo vino a establecer su reinado, "a establecerlo y consolidarlo?, desde el momento de su nacimiento "y para siempre?. Y su Reino no tendrá fin. Y ese Dios que se rebaja hasta nuestra condición humana, levanta nuestra condición humana hasta su dignidad. En efecto, nos dice San Juan al comienzo de su Evangelio (Jn. 1, 1-18), el cual leemos en la Misa del Día de Navidad, que Dios concedió "a todos los que le reciben, a todos los que creen en su Nombre, llegar a ser hijos de Dios?. Esto que se repite muy fácilmente, pues de tanto oírlo sin poner la atención que merece se nos ha convertido en un "derecho adquirido?, es un inmensísimo privilegio. ¡Hijos de Dios!

¡Lo mismo que Jesucristo! El se hace Hombre y nos da la categoría de hijos de Dios; nos lleva de nuestro nivel de indignidad a su nivel de dignidad. Y esto significa que "podemos compartir la vida divina de Aquél que ha querido compartir nuestra vida humana? (Oración Colecta). Es así como "el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran Luz?. Y esa Luz que es Cristo nos hace, además de hijos de Dios, herederos del Reino de los Cielos y confiere a nuestra humanidad derechos de eternidad. Por eso, como reza el Prefacio de Navidad III: "resplandece ante el mundo el maravilloso intercambio que nos salva; pues al revestirse el Hijo de nuestra frágil condición, no sólo confiere dignidad eterna a la naturaleza humana, sino que por esta unión admirable nos hace a nosotros eternos?. Por eso aclamemos llenos de alegría, junto con los coros angélicos del día de Navidad: ¡"Gloria a Dios en el Cielo?!
These homilies may be copied and adapted for your own use; however, they may not be commercially published without permission of the author.